El Mastín Napolitano, el soldado romano.

El mastín napolitano es uno de los canes más grandes del mundo, así como también es una de las razas de perros más antiguas. Se conoce su presencia en las civilizaciones de Persia, Mesopotamia y Egipto, aunque es en Roma donde tiene su mayor peso. Allí era usado por los ejércitos en las guerras, debido a su gran fuerza.

Durante la invasión a las islas británicas, los romanos descubrieron al ancestro del mastín inglés. Éste era un perro más fuerte, resistente y aun más feroz que los suyos. Decidieron hacer un cruce con sus perros molosos, dando así el origen al mastín napolitano que se puede apreciar en la actualidad.

Con el paso del tiempo esta raza pasó a tener el trabajo de  proteger las granjas y los establos. Hasta que en 1946 durante una exposición canina. Allí Piero Scanziani lo reconoció y se dedicó desde entonces a fomentar la raza y promover su crianza.

Características del Mastín Napolitano

El mastín napolitano puede medir entre 60 y 75 centímetros el macho y pesar entre 60 y 70 kilogramos. La hembra mide entre 60 y 68 centímetros y pesa de 50 a 60 kilogramos. Su cuerpo es bastante robusto y musculoso, es pesado y macizo. Su cabeza es ancha y plana, tiene los ojos redondos, hundidos y bien separados entre sí.

Este perro es más largo que alto. Tiene orejas triangulares pequeñas y el pecho es ancho y abierto. Su pelaje es corto, liso, denso y áspero. Su pelaje de color negro, gris, marrón, pardo y rojizo.

El cachorro de mastín napolitano nace con los ojos de color azul, aunque a los 3 ó 4 meses cambian al mismo color de su pelaje.

La característica principal de esta raza son los pliegues y arrugas que tiene en la piel, así que es bastante delicada al igual que sus ojos. También puede presentar manchas blancas y pequeñas en el antepecho y las puntas de los dedos.

Personalidad del Mastín Napolitano

El mastín napolitano es un perro por excelencia guardián y de compañía. Es tranquilo, leal, firme, decidido, independiente, cauteloso pero siempre está alerta, sin embargo, no ladra sin motivo. Es desconfiado con los extraños, disfruta de la vida hogareña y de las actividades al aire libre.

Puede ser un tanto destructor si se deja solo. Es muy bueno con los niños, pero es preciso supervisar sus juegos, pues debido a su gran tamaño y fuerza podría lastimar a los pequeños, aunque de forma accidental.

También es clave enseñarles con firmeza, pues por naturaleza son dominantes, se deben repasar y recordar las reglas ya aprendidas y enseñar otras nuevas entre 5 y 10 minuto cada día.

Salud del mastín napolitano

Esta raza al igual que otras de gran tamaño, tiene un bajo promedio de vida, el mástil napolitano cuenta con una esperanza de existencia entre 8 y 10 años. Es propensa a sufrir de cardiomiopatías, displasia de cadera y de codo, demodicosis y golpes de calor.

Cuidados de la raza

En primer lugar requiere del cepillado ocasional para retirar el pelo muerto. Los baños si deben ser con mayor frecuencia. Es imperativo limpiar los pliegues de la piel que están cerca de la boca, ya que allí se pueden almacenar restos de comida, en suma a que sueltan mucha baba. Este aseo permite evitar los hongos y los problemas en la piel.

Con respecto a la alimentación del mastín napolitano, necesitan más de 1 kilo de carne diario, también comen arroz y pan.

De igual forma, necesita espacios amplios y no se adaptan a lugares de pequeñas dimensiones.Tampoco toleran el calor, así que el lugar asignado para ellos debe tener un refugio con sombra. Generalmente prefieren jardines muy grandes, granjas, establos…

Asimismo, requiere de una intensa actividad física diaria, pueden ser largos paseos, incluso es un perro excelente para practicar senderismo. El cachorro de mastín napolitano debe ser socializado con varios entornos y personas. De lo contrario, esto podría tener como consecuencia una personalidad reactiva y un tanto agresiva durante su etapa adulta. El adiestramiento del mastín napolitano debe ser a través del refuerzo positivo, evitando castigos.

 

Puedes ver más razas de perro haciendo click aquí

1 comentario en “El Mastín Napolitano, el soldado romano.

Deja un comentario